Las 10 mejores enseñanzas del mormonismo no respaldadas por el Libro de Mormón

Por Eric Johnson

Traducción al Español: Julio Jiménez

De acuerdo a Joseph Smith en la Historia de la Iglesia 4:461:

Les dije a los hermanos que el Libro del Mormón era el más correcto de todos los libros de la tierra, y la piedra angular de nuestra religión, y que un hombre se acercaría a Dios al permanecer en sus preceptos más que por cualquier otro libro.

¿De qué tratan esos preceptos en el Libro del Mormón que lo hace el más correcto? Si ese es el caso, entonces, ¿Por qué el Mormonismo tiene tantas enseñanzas que, ya sea, no están el Libro del Mormón o, más aún, las contradice?

Miremos entonces 10 de las doctrinas mormonas que no tienen sustento en el Libro “más correcto” sobre la tierra.

  1. El Libro del Mormón enseña que hay un solo Dios

Charles Harrell profesor de BYU (Universidad de Brigham Young por sus siglas en inglés) explica:

Una de las doctrinas más distintivas en el mormonismo es la doctrina de la pluralidad de Dioses. En ella generalmente se entiende que existen innumerables Dioses además (y sobre) el Dios al cual adoramos, los cuales creadores de mundos y objetos de adoración.  Además, estos Dioses fueron en algún momento humanos, y así como ellos obtuvieron su divinidad, también nosotros podemos (“Esta es mi Doctrina”: El Desarrollo de la Teología Mormona, página 114).

Sin embargo, el Libro del Mormón enseña en Alma 11:26-29:

26 Y Zeezrom le dijo: ¿Dices tú que hay un Dios verdadero y viviente?

27 Y dijo Amulek: Sí, hay un Dios verdadero y viviente.

28 Y Zeezrom dijo: ¿Hay más de un Dios?

29 Y él respondió: No.

2 Nefi 31:21 dice:

Y ahora bien, amados hermanos míos, esta es la senda; y no hay otro camino, ni nombre dado debajo del cielo por el cual el hombre pueda salvarse en el reino de Dios. Y ahora bien, he aquí, esta es la doctrina de Cristo, y la única y verdadera doctrina del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, que son un Dios, sin fin. Amén.

Mientras que, 3 Nefi 11:27 dice:

Y según esta manera bautizaréis en mi nombre, porque he aquí, de cierto os digo que el Padre, y el Hijo, y el Espíritu Santo son uno; y yo soy en el Padre, y el Padre en mí, y el Padre y yo somos uno.

En ningún lugar del Libro del Mormón se encuentra la pluralidad de dioses.

  1. El Libro del Mormón no enseña que Dios fuera un hombre ni que fue la descendencia de otro Dios

El fundador del mormonismo Joseph Smith enseñó:

Iré al principio, antes de que el mundo fuese hecho, para mostrar qué clase de ser es Dios. ¿Qué tipo de ser era Dios en el principio? Abran sus oídos y escuchen, todos ustedes los confines de la tierra, porque voy a probárselos por medio de la Biblia, y para decirles los designios de Dios en relación con la raza humana, y por qué Él interfiere con los asuntos del hombre. ¡Dios mismo fue una vez como nosotros somos ahora, y es un hombre exaltado, y se sienta entronizado allá en los cielos! Ese es el gran secreto, si el velo se rasgara hoy, y el gran Dios que mantiene este mundo en su órbita, y que sostiene todos los mundos y todas las cosas por su poder, fuera a hacerse visible, -Te digo, si fueras a verlo hoy, lo verías como un hombre en su forma, en toda la persona, imagen y forma de hombre; porque Adán fue creado a la manera, imagen y semejanza de Dios, y recibió instrucción de, y caminó, habló y conversó con él, así como un hombre habla y se comunica con otro. (José Smith, Enseñanzas del profeta José Smith, p. 345. Cursiva en el original. Véase también Lograr un matrimonio celestial, página 129).

Sin embargo, el Libro del Mormón enseña:

  • Tercer Nefi 24:6: 6 Porque yo soy el Señor, y no cambio; por consiguiente, no sois consumidos, hijos de Jacob. (Idéntico a Malaquías 3:6).
  • Mormón 9:9, 19: 9 Pues, ¿no leemos que Dios es el mismo ayer, hoy y para siempre, y que en él no hay variación ni sombra de cambio?. . . 19 Y si entonces se hicieron milagros, ¿por qué ha dejado Dios de ser un Dios de milagros, y sigue siendo todavía un Ser inmutable? Y he aquí, os digo que él no cambia; si así fuese, dejaría de ser Dios; y él no cesa de ser Dios, y es un Dios de milagros.
  • Moroni 7:22: 22 Porque he aquí, sabiendo Dios todas las cosas, dado que existe de eternidad en eternidad…
  • Moroni 8:18: 18 Porque yo sé que Dios no es un Dios parcial, ni un ser variable; sino que es inmutable de eternidad en eternidad.
  1. El Libro del Mormón enseña que es imposible que una persona se convierta en un dios

Joseph Smith dijo,

Aquí, entonces, está la vida eterna: conocer al único Dios sabio y verdadero; y tienen que aprender cómo ser Dioses, y ser reyes y sacerdotes para Dios, de la misma forma en que todos los Dioses lo han hecho antes de ustedes, es decir, yendo de un grado pequeño a otro, y de una pequeña capacidad a una grande; de la gracia a la gracia, de la exaltación a la exaltación, hasta que alcances la resurrección de los muertos y puedas morar en las llamas eternas, y sentarte en gloria, como lo hacen aquellos que se sientan en el trono, en el poder eterno. (Enseñanzas del profeta José Smith, pp. 346-347).

Sin embargo, el Libro de Mormón niega esta enseñanza del fundador de los SUD. En cambio, dice que Dios siempre ha sido Dios sin asumir que los humanos puedan evolucionar a dioses. (Ver versos en el #2.). Mientras los apologistas mormones usan la Biblia en su intento de torcerla para que diga algo que no dice, nunca usarán el Libro de Mormón para apoyar esta enseñanza. Una vez más, si es el más correcto de cualquier libro sobre la tierra, ¿por qué Dios no hizo esta enseñanza más clara para los estadounidenses de la antigüedad y para todos los que son animados a leer el Libro de Mormón para obtener un ardor en el pecho?

  1. El Libro del Mormón no menciona que el matrimonio es un requerimiento para obtener la gloria celestial

Joseph Smith dijo:

A menos de que un hombre y su esposa no entren en un pacto perpetuo a través del matrimonio eterno, durante esta vida terrenal, por el poder y autoridad del Santo Sacerdocio, ellos dejarán de incrementarse cuando mueran; esto es, no tendrán hijos luego de la resurrección. Pero aquellos quienes estén casados por el poder y autordad del sacerdocio en esta vida, y continúan sin cometer el pecado contra el Espíritu Santo, continuarán incrementándose y teniendo hijos en la gloria celestial. (Historia de la Iglesia 5:391).

Sin embargo, excepto por la cita de Mateo 5:32 en 3 Nefi 12:32 y en otros dos lugares (3 Nephi 22:1, 4 Nephi 11), el concepto del matrimonio es ignorado. Esto parece extraño al considerar qué tan vital es el matrimonio para los mormones hoy. Si Dios pensaba que el matrimonio era tan importante, de seguro hubiera querido que los Nefitas lo supieran.

  1. El Libro del Mormón enseña que, la poligamia está mal.

El Segundo presidente de los SUD Brigham Young, dijo:

Los únicos hombres que se convierten en Dioses, inclusive los Hijos de Dios, son los que entran en poligamia (19 de Agosto de 1866, Diario de Discursos 11:269).

La práctica de hombres casándose con múltiples mujeres, en la segunda mitad del siglo 19, fue considerada como una doctrina “esencial” para cualquier hombre que deseara obtener la exaltación. Nunca fue la intención de los primeros líderes que esta práctica fuera abolida. Como el postrero cuarto presidente Wilford Woodruff dijo:

Si nos deshiciéramos de la poligamia una pluma en el ave, una ordenanza en la Iglesia y el reino. Eliminen eso, y tendremos que deshacernos de los profetas y apóstoles, con la revelación y los dones y gracias del Evangelio, y finalmente eliminar nuestra religión por completo y entonces se volverán sectarios y harán como el mundo hace, entonces todo estaría bien.  Simplemente no podemos hacerlo, porque Dios nos ha comandado hacerlo edificar su Reino y dar nuestro testimonio a las naciones de la tierra, ya así lo haremos, cueste lo que cueste, hasta la muerte. Él nos ha dicho que hagamos esto, y lo obedeceremos en los días venideros como lo hemos hecho en días pasados. (12 de Diciembre de 1869, Diario de Discursos 13:166).

El mormonismo no enseña más la poligamia, así haya sido una doctrina una doctrina tan importante durante el siglo 19.

La poligamia contradice lo que el Libro del Mormón enseña:

Jacob 2:24-30:

He aquí, David y Salomón en verdad tuvieron muchas esposas y concubinas, cosa que para mí fue abominable, dice el Señor.

25 Por tanto, el Señor dice así: He sacado a este pueblo de la tierra de Jerusalén por el poder de mi brazo, a fin de levantar para mí una rama justa del fruto de los lomos de José.

26 Por tanto, yo, el Señor Dios, no permitiré que los de este pueblo hagan como hicieron los de la antigüedad.

27 Por tanto, hermanos míos, oídme y escuchad la palabra del Señor: Pues entre vosotros ningún hombre tendrá sino una esposa; y concubina no tendrá ninguna; 28 porque yo, el Señor Dios, me deleito en la castidad de las mujeres. Y las fornicaciones son una abominación para mí; así dice el Señor de los Ejércitos.

29 Por lo tanto, este pueblo guardará mis mandamientos, dice el Señor de los Ejércitos, o maldita sea la tierra por su causa.

30 Porque si yo quiero levantar posteridad para mí, dice el Señor de los Ejércitos, lo mandaré a mi pueblo; de lo contrario, mi pueblo obedecerá estas cosas.

Jacob 3:5: 5:

He aquí que los lamanitas, vuestros hermanos, a quienes aborrecéis por su inmundicia y la maldición que les ha venido sobre la piel, son más justos que vosotros; porque no han olvidado el mandamiento del Señor que fue dado a nuestro padre, de no tener sino una esposa y ninguna concubina, y que no se cometieran fornicaciones entre ellos.

El Libro de Mormón nunca dice que la poligamia estaría permitida a menos que fuera necesario “levantar simiente” (Jacob 2:30). La historia no dice que la poligamia fuera necesaria alguna vez por esta razón, a pesar de la creencia de muchos de que había más mujeres que hombres en los días pioneros.

  1. El Libro de Mormón nunca afirma que los humanos o Jesús son la descendencia literal de Dios y su esposa celestial

El Apóstol Boyd K. Packer dijo,

El Padre es el único Dios verdadero. Esto es cierto: nadie jamás subirá por encima de él; nadie lo reemplazará jamás. Tampoco cambiará nada la relación que nosotros, Sus descendientes literales, tenemos con Él “(Let Not Your Heart Be Troubled, p. 293).

El profesor de BYU Stephen E. Robinson explicó,

La doctrina oficial de la Iglesia es que Jesús es el descendiente literal de Dios. Él tiene 46 cromosomas; 23 vinieron de María, 23 vinieron de Dios el Padre eterno (como se cita en el DVD El Rompecabezas Mormón, producido por la Convención Bautista del Sur, 1997).

Que alguien señale un versículo donde alguna vez se impartió una enseñanza SUD única. Sugerencia: no está allí.

  1. El Libro de Mormón enseña que es imposible hacer trabajo vicario por los muertos

El Presidente #14 Howard W. Hunter explicó,

Además, los muertos esperan ansiosamente que los Santos de los Últimos Días busquen sus nombres y luego entren a los templos para oficiar en su nombre, para que puedan ser liberados de su prisión en el mundo de los espíritus “(” Un templo motivado ” Gente ,” Liahona, marzo de 2004, página 41).

El president #15 Gordon B. Hinckley escribió,

A través de representantes vivos que a nombre los muertos, las mismas ordenanzas están disponibles para aquellos que han fallecido. En el mundo de los espíritus, entonces son libres de aceptar o rechazar las ordenanzas terrenales que se realizan para ellos, incluido el bautismo, el matrimonio y el sello de las relaciones familiares. No debe haber compulsión en el trabajo del Señor, pero debe haber oportunidad (Sé Tú un Ejemplo, p.131).

Al contrario, Alma 34:32-35 claramente explica que no hay “segundas oportunidades” para alcanzar salvación. Dice:

32 Porque he aquí, esta vida es cuando el hombre debe prepararse para comparecer ante Dios; sí, el día de esta vida es el día en que el hombre debe ejecutar su obra.

33 Y como os dije antes, ya que habéis tenido tantos testimonios, os ruego, por tanto, que no demoréis el día de vuestro arrepentimiento hasta el fin; porque después de este día de vida, que se nos da para prepararnos para la eternidad, he aquí que si no mejoramos nuestro tiempo durante esta vida, entonces viene la noche de tinieblas en la cual no se puede hacer obra alguna.

34 No podréis decir, cuando os halléis ante esa terrible crisis: Me arrepentiré, me volveré a mi Dios. No, no podréis decir esto; porque el mismo espíritu que posea vuestros cuerpos al salir de esta vida, ese mismo espíritu tendrá poder para poseer vuestro cuerpo en aquel mundo eterno.

35 Porque si habéis demorado el día de vuestro arrepentimiento, aun hasta la muerte, he aquí, os habéis sujetado al espíritu del diablo y él os sella como cosa suya; por tanto, se ha retirado de vosotros el Espíritu del Señor y no tiene cabida en vosotros, y el diablo tiene todo poder sobre vosotros; y este es el estado final del malvado.

Usando este pasaje, el president #12 Spencer W. Kimball escribió,

el tiempo de actuar es ahora, en esta vida mortal. Uno no puede quedar impune si retrasa el cumplimiento de los mandamientos de Dios (The Miracle of Forgiveness, p. 10, italics in original).

Un mormón que sostenga que las obras por sus familiares fallecidos son eficaces, no podrá encontrar sustento en el Libro del Mormón para esas prácticas del templo.

  1. El Libro de Mormón no defiende el trabajo del templo como se promueve en el mormonismo

El décimo presidente Joseph Fielding Smith es citado en un manual oficial de la iglesia diciendo,

Si quieres la salvación en toda su plenitud, esto es, la exaltación en el reino de Dios, … tienes que ir al templo del Señor y recibir estas santas ordenanzas que pertenecen a esa casa, que no se pueden tener en ningún otro lugar. Ningún hombre recibirá la plenitud de la eternidad, de la exaltación solo; ninguna mujer recibirá esa bendición sola; pero el hombre y la mujer, cuando reciban el poder de sello en el templo del Señor, pasarán a la exaltación, y continuarán y llegarán a ser como el Señor. Y ese es el destino de los hombres, eso es lo que el Señor desea para Sus hijos (Joseph Fielding Smith, Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: Joseph Fielding Smith, 2013, p. 221. Ellipsis en original).

El Presidente #17 Russell M. Nelson mencionó:

Las ordenanzas, los pactos, las investiduras y los sellos del templo permiten a las personas reconciliarse con el Señor y las familias para sellarlas más allá del velo de la muerte. La obediencia a los pactos del templo nos califica para la vida eterna: el mayor regalo de Dios para el hombre (“La vida eterna proviene de la obediencia a las ordenanzas del templo,” Church News, 7 de abril de 2001, p.10).

Pero Alma 34:36 dice, “Y sé esto, porque el Señor ha dicho que no mora en templos impuros, sino en los corazones de los justos es donde mora” (ver  también Alma 7:21; Helamán. 4:24).

Si bien el Libro de Mormón menciona los templos en varios lugares, no hay evidencia en él para ninguna de las ordenanzas o prácticas que se encuentran en los actuales templos de los SUD, incluyendo:

  • Lavados y unciones
  • Bautismos por los muertos
  • Apretones de manos especiales (tokens)
  • Nuevos nombres
  • Matrimonios por el tiempo y la eternidad
  • Habitaciones celestiales

En cuanto al secretismo en el templo, el Libro de Mormón parece enseñar en contra de esto. 2 Nephi 26:22 says, “Y también existen combinaciones secretas, como en los tiempos antiguos, según las combinaciones del diablo, porque él es el fundador de todas estas cosas.” El secretismo es criticado en Helamán 6:22: “Y acaeció que tenían sus señas, sí, sus señas y sus palabras secretas;” Los mormones podrían decir que su templo es “sagrado, no secreto”, pero como lo expresó un historiador mormón:

Mientras que algunos miembros afirmarán que los templos mormones son “sagrados, no secretos”, [el historiador eclesiástico Richard] Bushman dijo que “los templos son secretos, claros y simples”, señalando que incluso los miembros “no hablan entre sí sobre eso” ( “Buscar entendimiento, no conversos, Bushman insta a los mormones,” Deseret News, 6 de marzo de 2008).

  1. El Libro de Mormón guarda silencio sobre los códigos de salud beneficiosos (es decir, Palabra de Sabiduría)

George Albert Smith el octavo presidente dijo:

A veces me pregunto si los Santos de los Últimos Días se dan cuenta de que [la Palabra de Sabiduría] nos ha sido dada para nuestra exaltación; no solo para nuestra bendición temporal, sino para prepararnos para la vida espiritual (Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: George Albert Smith, 2011, página 207. Corchetes en el original).

¿Cómo se ha definido la Palabra de Sabiduría? Realmente vemos que ha cambiado a lo largo de los años. En 1868, por ejemplo, George Q. Cannon, miembro de la Primera Presidencia, declaró:

Se nos dice, y muy claramente también, que las bebidas calientes, el té, el café, el chocolate, el cacao y todas las bebidas de este tipo no son buenas para el hombre. . . No debemos permitirles beber licor o bebidas calientes, sopas calientes o usar tabaco u otros artículos que sean nocivos (Journal of Discourses 12: 221, 223).

Este es un principio tan importante que, según un manual de la iglesia:

Debemos obedecer la Palabra de Sabiduría para ser digno de entrar al templo. Si no obedecemos la Palabra de Sabiduría, el Espíritu del Señor se retira de nosotros (Principios del Evangelio, 2009, página 167).

Sin embargo, el Libro de Mormón solo usa “Palabra de Sabiduría” una vez, en Moroni 10: 9: “Porque he aquí, a uno le es dado por el Espíritu de Dios enseñar la palabra de sabiduría.” Esto obviamente está hablando de dones espirituales y una “palabra” de sabiduría, tal como el siguiente versículo dice “palabra de conocimiento”. Nunca el Libro de Mormón condena ninguna sustancia.

Un Santo de los Últimos Días que no se apegue a esta ley de salud hoy podría tener como resultado que “el Espíritu del Señor se aleje de nosotros,” lo cual ciertamente suena muy serio. Como dijo Smith más arriba, “se nos ha dado para nuestra exaltación”. ¿Cómo es que Dios no estaba tan preocupado por la salvación temporal y eterna de los antiguos nefitas y lamanitas? Si estas cosas no son saludables hoy en día, ¿no eran también insalubres en días anteriores?

Y, si la Iglesia SUD es una “restauración” del cristianismo bíblico, ¿dónde enseña la Biblia contra las bebidas “calientes” o comiendo carne solo en tiempos de hambruna? (Respuesta: en ningún lado).

  1. El Libro de Mormón no afirma que existiera una preexistencia donde vivían todos los espíritus

El tercer presidente John Taylor dijo:

Sabemos que nuestros espíritus existieron con el Padre antes de venir aquí (Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: John Taylor, 2001, p.187).

Un manual para el maestro del seminario explica,

Vivimos con nuestro Padre Celestial antes de venir a la tierra. Somos Sus hijos espirituales, y Él quiere que tengamos la misma alegría que Él al llegar a ser como Él (véase Jeremías 1: 5; Romanos 8:16; Hebreos 12: 9) (Antiguo Testamento, Manual de recursos para docentes de seminario, 2003, p . dieciséis).

Otro dice:

Todos los que eligieron en la vida preterrenal seguir el plan de nuestro Padre Celestial obtienen un cuerpo físico al nacer en esta tierra. “Durante nuestra vida terrenal, somos probados para ver si estamos dispuestos a vivir por fe y obedecer los mandamientos del Padre Celestial cuando no están en su presencia física (véase Alma 34:32; Abraham 3: 24-26) (Dotado del Manual del maestro de preparación del Templo Mayor, 2003, p.4).

Si la preexistencia es una verdadera enseñanza e incluso válida para quienes vivieron en los tiempos del Libro de Mormón, entonces es extraño que esté ausente en las páginas del Libro de Mormón.

Conclusión

De nuevo, todo se reduce al Libro de Mormón. ¿Es realmente el “libro más correcto en la tierra”? ¿O no? No puede ser ambos. Un mormón debería preocuparse por la falta de apoyo en el Libro de Mormón para las muchas enseñanzas actuales y esenciales de la Iglesia SUD. Si no se sigue esta escritura, ¿por qué la iglesia a menudo enfatiza la importancia de leerla regularmente?


¿Mas en Espanol?  Aqui