¿Es Necesario Entregar Una Carta de Resignación a La Iglesia Mormona? (¿Cómo Lo Hago?)

Por Eric Johnson 

Esto se trata de una decisión individual que cada Santo de los Últimos Días debe considerar. Hay varios asuntos de los cuales se deben contemplar:

  • ¿Rechaza las enseñanzas de la Iglesia Mormona?
  • ¿Ya no se considera activo en esta iglesia?
  • ¿Quiere que su nombre cuente con los más de 15 millones de “miembros” en todo el mundo?

Algunos Santos de los Últimos Días no quieren molestarse con el proceso de la resignación. Sea que recién son Cristianos, o no tienen fe alguna, tal vez se sienten liberados y no obligados a remover sus nombres de la lista de la iglesia. Accedemos que es su decisión, no hay una decisión correcta o equivocada en esta situación. Nosotros en el Ministerio de Investigación Para Mormonismo no hemos pasado por escribir cartas de resignación porque ninguno hemos sido SUD. (Esto les sorprende a las personas, pero cada uno de nosotros tiene un corazón para la gente Mormona, ya que todos tenemos a personas Mormonas en nuestras vidas, incluyendo parientes, amigos, y compañeros de trabajo.) Con esto dicho, generalmente estamos de acuerdo en que sería importante retirar los nombres de los registros de la iglesia por dos razones:

  • A los misioneros SUD les encanta informarles a los posibles convertidos que ‘el Mormonismo es la religión de crecimiento más rápido del mundo’ aunque actualmente no lo es.  Por cierto, si todo el que ha dejado la iglesia Mormona removiera su nombre de las listas de membresía, los números no serían tan impresionantes.
  • Parece existir una libertad psicológica para los ex-Mormones cuando remueven su nombre de las listas. Llegan a un desenlace satisfactorio.

Aunque el proceso parezca difícil, es realmente sencillo. Comienza por mandarle una carta al obispo. Recomendamos tomar fotocopia de esta carta y mandársela al presidente de estaca y al departamento de los archivos de la iglesia. (Al escribir “cc” antes del nombre del recipiente, dejará saber a todos que ha mandado la carta a otros lugares y que usted toma en serio este asunto.) La dirección de la iglesia es:

Church of Jesus Christ of Latter-day Saints
Membership Records Dept.
50 E. North Temple
Salt Lake City, UT 84111

Aunque mande la misma carta a los tres recipientes, asegúrese que no usa una carta genérica.  Simplemente comunicarse con los representantes de la iglesia no es suficiente para remover su nombre. Cada copia debe ser firmada personalmente. Los niños que deseen remover su nombre también deben firmar su petición escrita a mano, junto con la firma de su(s) padre(s) o guardianes legales. Por favor tenga en cuenta que meramente pedirles que no lo contacten no es suficiente para remover su nombre. Utilice la dirección certificada o registrada del obispo y del presidente de estaca para averiguar que hayan recibido la correspondencia.

Su obispo le contactará para asegurarse de que usted comprenda lo que su decisión implica.  Al confirmar que usted está seguro en cuanto a la decisión, un formulario “Informe de Acción Administrativa” le será mandado a al presidente junto con la petición de remover su nombre. Una vez que la presidencia ha revisado el formulario y su petición, harán que el obispo le mande una carta que le informa que este proceso ha comenzado.  Por lo que un miembro normalmente tiene 30 días para anular su decisión, no espere que su nombre sea removido de inmediato. El presidente esperará 30 días para ver si usted los contacta y si no, la petición y el formulario serán mandados a otro lugar y su nombre será removido.

Su carta de petición puede servir como una excelente oportunidad de explicar cómo ha llegado a tales conclusiones. Quizás quiera incluir los siguientes puntos:

  • Yo no creo que Dios sea un ser humano glorificado, o que los hombres pueden llegar a ser Dioses (Salmo 90:2; Isaías 43:10).
  • No puedo pertenecer a una iglesia que menosprecia a Jesucristo al afirmar que Él y Lucifer son hermanos espirituales.
  • He hallado que José Smith no cumple con los requisitos bíblicos de un profeta verdadero según Deuteronomio 13:1-3 y Deuteronomio 18:20-22.
  • Ya no creo que el Libro de Mormón sea “el libro más correcto de todos los libros sobre la tierra” (Quizás quiera agregar algunas inconsistencias entre las enseñanzas del Libro de Mormón y la doctrina Mormona que hoy se enseña.)
  • No puedo, con buena conciencia, aceptar el libro de Doctrina y Convenios como inspirado por Dios por las muchas correcciones y los muchos errores que contiene.
  • También es, para mí, imposible aceptar el Libro de Abraham como auténtico cuando los egiptólogos creíbles están de acuerdo de que la ‘traducción’ de José Smith del papiro ha sido completamente errónea.
  • No puedo pertenecer a una iglesia que afirma tener un sacerdocio que no se basa en principios bíblicos.
  • Desde que descubrí que la salvación es una dádiva pagada por la muerte de Jesucristo en la cruz, (Efesios 2:8,9; Tito 3:5), he experimentado lo que Jesús llama la “paz que sobrepasa todo entendimiento”.  Ahora tengo la seguridad de que cuando muera, heredaré vida eterna (1 Juan 5:13).

Por supuesto puede incluir un breve testimonio para los líderes de la iglesia de cómo pueden ellos llegar a conocer al Jesús de la biblia, así como usted lo conoce.  Muestre mansedumbre, extendiéndole al lector la misma paciencia y entendimiento que le fue mostrado a usted antes de llegar a ver el error del Mormonismo.

Además,

  • Puede expresar su interés (o falta de interés) en tener una audiencia de la iglesia. Si no quiere tener una audiencia, explique en su carta que no ha hecho nada malo que merezca consejo disciplinario. Puede declarar directamente que la razón por dejar la iglesia se trata de razones religiosas y filosóficas, no porque haya sido lastimado por alguien ni por ningún tipo de inmoralidad suya. (Estos son las dos razones que asumirán los Mormones.)
  • Explique que no quiere que le visiten o que le llamen los representantes de la iglesia. Que meramente quiere terminar su relación con la iglesia.

Si no le contactan dentro de un mes, debe de volver a comunicarse con el obispo acerca del estado de la petición.

Mientras abandonar el Mormonismo puede ser una de las decisiones más difíciles que se pueda tomar, no hay nada mejor que una relación bíblica con el verdadero Jesucristo.  Le sugerimos que lea dos libros escritos por Latayne Scott que son, “Why We Left Mormonism (Por qué hemos dejado el Mormonismo),” y “After Mormonism, What? (¿Y después del Mormonismo, que?)” Estos libros tratan mucho con el aspecto emocional que se produce a raíz de dejar la iglesia SUD y también incluyen sugerencias para el Cristiano que está en contacto con los que han tomado esta decisión.  Los dos libros son publicados por Baker Book House.

Si hay algo que el Ministerio de Investigación Para Mormonismo pueda hacer para ayudarle, siéntase en confianza de contactarnos: [email protected]

Traducción al Español

Bethany Ríos-Martínez