Redefiniendo el nacimiento virginal: La concepción natural de Jesús según el Mormonismo

Compilado por Bill McKeever y Aaron Shafovaloff

Quizás piense que la gente Mormona celebra la navidad como lo hacen las denominaciones cristianas. No obstante, existe un asunto doctrinal que históricamente les impide a muchos Mormones apreciar el significado Cristiano de la navidad. De hecho, es un asunto que les impide tener una relación con el verdadero Jesucristo. ¿Quién es realmente aquel Jesús en el pesebre? ¿Cómo fue concebido? ¿Y qué tipo de salvación ofrece gratuitamente a los que quieren tener vida eterna y el perdón del pecado?

Uno de los principios fundamentales del Cristianismo es que Cristo fue nacido de una virgen. La biblia enseña que aunque no había tenido relaciones con un hombre, María concibió de manera milagrosa y dio a luz un hijo. Los Mormones insisten que creen en “el nacimiento virginal”, mientras muchos de ellos lo describen de una manera muy diferente a lo que los Cristianos han creído durante de dos milenios. Como individuos, sin embargo, los Mormones están divididos por este asunto. Sin duda, la Iglesia Mormona hoy día no reconoce ninguna posición oficial que si el Padre Celestial tuvo relaciones sexuales con su hija-espiritual María para concebir a Jesús.

El Apóstol Mormón Bruce McConkie, en lo que es posiblemente la negación más explícita del nacimiento virginal, escribió,

“Cristo fue engendrado de un Padre inmortal de la misma manera que los hombres mortales son engendrados de sus padres mortales.” (Doctrina Mormona, 1966, pág. 547)

Tal vez se pregunte, “Si creen eso, entonces ¿cómo puedan decir que Cristo fue nacido de una virgen?”  Es porque cambian la definición de la palabra ‘virgen’. La virgen María no tuvo relaciones sexuales con un hombre mortal, afirman ellos, pero en lugar de eso ella fue impregnada por un hombre inmortal. Bruce McConkie escribió,

“Nuestro Señor es la única persona mortal nacido a una virgen, porque él es la única persona que tuvo un Padre inmortal.” (Doctrina Mormona, 2ª ed., pág. 822)

Al considerar que el Mormonismo enseña que cada humano nacido en la tierra es literalmente un hijo espiritual de Dios, el concepto que Jesús fuera concebido de manera natural es aún más blasfemo. ¿Por qué? Porque eso quiere decir que el Jesús del Mormonismo fue concebido en una unión incestuosa entre el Padre Celestial y su hija espiritual María.

Hoy día, los Mormones están divididos en cuanto a este asunto. Mientras algunos niegan que el concepto SUD tradicional de ‘virgen’ se diferencie al entendimiento tradicional cristiana, otros declaran que la Iglesia no tiene doctrina oficial en cuanto a la ‘mecánica’ de la concepción de Cristo. Robert Millet, campeón de la nueva ortodoxia progresiva de la Universidad BYU escribe:

“Mientras que los Santos de los Últimos Días creen claramente que Jesús es el Hijo de Dios el Padre, no hay declaración doctrinal autoritaria dentro del Mormonism que explique cómo llegó a realizarse la concepción de Jesús.” (Another Jesus? The Christ of the Latter-day Saints, pág. 74)

Otros simplemente prefieren mantener la posición tradicional Mormona. Kevin Barney, que se asocia con el grupo SUD Fundación de Información e Investigaciones Apologéticas, escribe que a él le gusta la idea de la generación sexual de Jesús. En un artículo llamado “La generación sexual de Jesús”, Barney escribe:

“Cuando me preguntan de este tema, usualmente señalo que la idea no es ahora, ni fue nunca, doctrina: fue simplemente especulación. No es algo a lo que la gente se aferra, y de hecho mi impresión es que ha sido una opinión muy en la minoridad de la Iglesia, y que la mayoría de los demás Mormones no acepta esta caracterización de la generación del mortal Jesús.”

Confesaré, sin embargo, que en realidad, me gusta esta idea. Quizás sea porque tengo algo del antiguo Mormonismo dentro de mí. Me atrae por varias razones. Primero, la idea abarca cierto elemento de naturalismo. Supongo que el Jesús mortal tuvo 46 cromosomas, y que 23 vinieron de María, ¿pero de dónde vinieron las otras 23? Como Mormón, no me parece tanto la idea de que simplemente fueron creadas de la nada para este propósito específico. Me gusta poder decir que Jesús realmente tuvo un padre, y no en el sentido metafórico solamente sino que en un sentido físico también (‘engendrar’ en los credos no se refiere a la generación literal). Él realmente fue el Hijo de Dios.

También me fascina que a la gente le ofenda esta idea. Para mí, esto afirma lo radical que es nuestra concepción de que Dios y el hombre sean de la misma especie, nuestra noción literal del paternalismo divino, y nuestro materialismo radical. No solo esto, pero también nos habla en cuanto a nuestra tradición puritana. Si es tan repugnante sugerir que Dios engendró a un hijo por relaciones sexuales, ¿Por qué, me pregunto,  ordenó Dios que ése fuera el método por el cual concibiéramos a nuestros propios hijos? ¿Es, acaso, algún tipo de burla cósmica? ¿Se sienta Dios allá a los lejos, a observar a sus criaturas y reírse de sus acciones repugnantes, sucias y ridículas? Si Dios ordenó las relaciones sexuales como el medio por el que creáramos hijos, ¿acaso no es posible que esto sea algo divino y no algo repugnante y sucio?

Yo concedo libremente que los especuladores Mormones no llegaron a establecer totalmente esta idea, y que teológicamente quedan cabos sueltos, seguramente. Pero tengo curiosidad: Hay algún otro presente que le guste esta vieja noción, o ¿es que el materialismo mormón se ha extinto?”

Lo seguro es que las relaciones sexuales, en un contexto correcto, no son sucias ni repugnantes. Es el medio por el que ordenó Dios para que se engendraran los hijos, y para que una pareja casada disfrute el amor y la intimidad. Lo que Kevin Barney y otros Mormones no reconocen es que esto es un acto ordenado por Dios para ocurrir entre humanos, no entre Dios y una mujer humana.

Un Mormón escribe,

“No cabe duda que la idea de relaciones físicas entre Dios y María haya sido defendida por la Iglesia por autoridades como Brigham Young [1], Orson Pratt [2], Heber C. Kimball [3], Joseph F. Smith, [4], Joseph Fielding Smith [5], James E. Talmage [6], Melvin J. Ballard [7], J. Reuben Clark [8], Bruce R. McConkie [9], y Ezra Taft Benson [10]. Los Mormones creen que Cristo fue literalmente el Hijo de Dios en la carne, y que fue concebido de modo natural y físico según la ley eterna. Al explicar esto, los líderes mencionados dieron sus puntos de vista en cuanto a cómo se logró. A pesar de esto, muchos miembros no están de acuerdo con la idea, o prefieren no discutirla. Ciertamente se comprende que algunos sientan que es un tema sagrado, algunos sienten que es meramente especulación que no afecta la posición doctrinal SUD en cuanto a la naturaleza de Cristo. Otros lo hallan desagradable porque evoca asuntos de poligamia celestial o incesto espiritual. Hay quienes quisieran evitar el asunto con decir que María puede haber quedado embarazada por algún medio como es la inseminación artificial. Si Dios tiene cuerpo y partes, yo no veo una razón por la que no las usaría.”

Hay que exponer este asunto, y no meramente porque los Mormones han hecho declaraciones públicas alarmantes. Yo personalmente tengo buenos amigos Mormones quienes creen que Dios el Padre tuvo relaciones sexuales con María. Otros dirán que no saben cómo ha ocurrido, dejando abierta la posibilidad. Creo que esta mentalidad es debida a la cosmovisión Mormona que dice que Dios el Padre es fundamentalmente de la especie humana, y que tiene un cuerpo de carne y huesos. Dios no puede crear la materia de la nada, dicen, y debe de llevar a cabo sus propósitos de manera que es conforme a la ley natural. Jesucristo es el “único Hijo engendrado de Dios, dicen, porque Dios es el padre literal de su cuerpo. No todos los Mormones conectan este pensamiento con la creencia en una generación sexual de Jesús, pero aún sigue siendo problemático dentro del Mormonismo.

Invitamos a la Iglesia Mormona a renunciar públicamente y claramente las enseñanzas previas de líderes Mormones respecto a este tema y a arrepentirse de no tener una posición oficial clara referente a la naturaleza de la virginidad de María. También invitamos a los Mormones a arrepentirse de pertenecer a una organización religiosa donde se permite el rechazo del nacimiento virginal.

La verdad del nacimiento virginal de Jesucristo, de la forma que se ha comprendido por dos milenios, es demasiada preciosa como para aceptar algo inferior. Motivamos a los Cristianos a preguntar de forma amorosa y desafiar a sus prójimos Mormones en cuanto a este asunto. El arrepentimiento verdadero requiere que una persona sea dispuesta a abrazar al Jesucristo que fue nacido de una virgen.

El nacimiento sobrenatural de Jesucristo lo identifica como el Mesías, el único Hijo de Dios. Jesucristo es El Señor. Él manda a todos a arrepentirse y confiar en Él para el regalo gratuito de la vida eterna y el perdón del pecado. Todo el que clama al nombre del Señor será salvo.

Oro para que este mensaje los encuentre con bien en esta temporada navideña, y ¡les deseo una feliz navidad!

Para ver una lista de iglesias en Utah recomendadas por MRM, visite aquí.

Traducción al español

Bethany Ríos Martínez